Los honorarios se rigen por la Ley de retribución de los abogados denominada en Alemania (Rechtsanwaltsvergütungsgesetz, RVG) o por acuerdo al respecto pactando los honorarios según el tiempo invertido o fijando un precio fijo.

 

La primera consulta breve teléfonica o mediante correo electrónico y si ésta no requiere de estudio de documentación se fija en 80 euros a abonar con antelación a la misma.

 

En particular debe de tenerse en cuenta lo establecido en el artículo 49b del Reglamento federal de la abogacía (Bundesrechtsanwaltsordnung, BRAO) y los artículos 3a al 4b de la Ley de retribución de los abogados. Los honorarios convenidos no pueden ser inferiores a los legalmente establecidos en el supuesto de que le represente ante los tribunales. 

 

Así mismo los honorarios se rigen por los criterios orientadores del Ilustre Colegio de Abogados de Santa Cruz de Tenerife o por acuerdo al respecto.